Artículos de agosto de 2004

La becaria del salsa rosa

Me parece que no era el salsa rosa. Es una cosa parecida pero que la dan en Antena 3. Si les gusta la mierda, habrán pensado, pues no vamos a dejar que la competencia la ofrezca toda.

El caso es que en tan insigne programa, aparecía la no menos insigne ¿persona? que es Belén Esteban. No llegué a captar del todo a qué se debía la presencia de semejante ser ¿humano? en la pantalla. Supongo que no hace falta un motivo demasiado claro, aunque estaría relacionado con alguno de sus últimos dieciséis amantes.

Empezaron en ese momento a emitirse unas colas en las que se veía a unos cuantos intentando sacarle un puto total aquí a mi amiga. ¿Qué revelación vital para el futuro de la humanidad tendrá que hacer esta ¿persona? para que sea perseguida de ese modo? No pude adivinarlo porque, los cuatro exabruptos que la académica de la lengua soltó por su boca pisaban a los totales. Al parecer, se queja, la persiguen.

Y tomó como ejemplo unas colas en las que una chica, joven, aspecto de becaria, le preguntaba no se qué insulsez mientras le quitaba la arenita a la niña de sus entrañas. Es que no me dejan en paz, bramaba la fiera.

En estas, esa cohorte de imbéciles disfrazados de periodistas que había en el plató empieza a cebarse con la chica que le hacía la pregunta. ¡Me parece repugnante! gritaba una señorita, por llamarla algo, que vive de olerle los calzoncillos al famoseo. ¡Eso es una invasión de la intimidad y por supuesto que a esa chica no se la puede considerar periodista!

Y por ahí, mire usted, no paso. Que una persona cuya vida y excesos los obtiene del marujeo más abyecto se atreva a menospreciar a una pobre chavala que pasaba por allí y le ofrecieron una beca es para cabrearse mucho.

Porque la que menos culpa tenía de la situación era la desgraciada que iba con el micro en la mano. Seguramente becaria. Con la carrera recién terminada, una mano delante y otra detrás. Sin más futuro que ese engaño que le ofrece la agencia MierdaAsaco. Una chica que maldita la puta gana que tendría de preguntarle a una border line si se acuesta con Paco, con Manolo o con los dos, uno por cada lado.

Una muchacha que eligió ilusionada la carrera de Periodismo y que, cuando acabó, lo único que encontró fue al dueño de la agencia, una beca y un venga, Maripili, que con dos totales más así de la Esteban y una mamadita que me hagas pasas de becaria a contratada en prácticas, a 75 mil. Verás que bien.

Da mucho asco ese mundo. Pero cuando es la única opción, lo mínimo que se pide es el respeto de quienes ya han pasado por el venga, Maripili. Y por todo lo demás, claro.

5 Comentarios

Empezamos

¡Derroche de energías!

¡Maravillas sin fin!

¡El Rato Tonto tiene bitácora!

¡Señores, estamos que lo tiramos!

7 Comentarios